Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
Las Cuevas en Granada

Las Cuevas en Granada



Haremos mención especial a la historia de las cuevas en Granada, tanto por su importancia histórica, social y cultural que las cuevas han ejercido en la provincia, como por la relevancia en el ámbito turístico y económico que las cuevas aportan a la provincia.

La Hoya de Guadix y las altiplanicies de Baza y Huéscar, al Norte de la provincia, son dos amplias depresiones intercaladas entre las serranías béticas, repletas de pasillos, corredores y abrigos naturales han sido escenario desde la Antigüedad de numerosos asentamientos.

Así, el denominado hábitat troglodítico, que hace referencia al peculiar modo de organización humana en cavernas, alcanzó en ambas zonas un gran desarrollo, que se refleja en los numerosos restos arqueológicos hallados.

Al yacimiento argárico de La Balunca, en Castilléjar, se suman las Cuevas de la Tía Micaela y Sin Salida (ambas en Cortes y Graena) y la Cueva Horá, Abrigo de Luis Martínez y Cuevas de Panoría (todas en Darro), abrigos naturales ocupados por cazadores y recolectores paleolíticos que dejaron en sus paredes numerosas pinturas esquemáticas y vestigios del arte rupestre. Asimismo, al este de la localidad granadina de Píñar se hallan la Cueva de la Carigüela y, sobre todo, la famosa Cueva de las Ventanas, habitada desde el Paleolítico Medio. Esta gruta acondicionada a la perfección para su uso turístico recibe su nombre por las tres bocas de acceso que presenta desde el exterior, la única entrada y salida de la cavidad.

La fertilidad de las tierras circundantes, así como su enorme riqueza minera, fueron favoreciendo también la penetración temprana de pueblos llegados desde el Mediterráneo que aprovecharon las óptimas condiciones del terreno (formado por materiales blandos, compactos e impermeables) para excavar, en las empinadas laderas de los ríos, nuevas cuevas.

Con la llegada de la civilización musulmana, la cueva adquirió la consideración de obra constructiva y cambió sus funciones y finalidad originaria. Se convertirá, primero, en cobijo de ciertos sectores sociales de la época que tuvieron que esconderse o alejarse del poder y, más tarde, en la única vivienda asequible para la población con menos posibilidades económicas.

En los s. XI y XII, con la llegada de los almohades a Granada, los mozárabes (árabes convertidos al cristianismo) buscaron refugio, con su culto, en ellas. A este período pertenecen las Hafas de Arriba de Benamaurel, un conjunto de cuevas con palomar incluido, situadas en un corte vertical del terreno que se halla dividido en dos partes, ubicándose en la más alta las oquedades a las que se accede por una vereda.

Estas originarias cuevas medievales (conocidas en Guadix como Covarrones o Cuevas de Moros) poseían un fuerte carácter defensivo y constituían pequeños núcleos de población compuestos por viviendas aisladas. Según sus funciones se agrupaban en viviendas permanentes (el antecedente de los pueblos de cuevas actuales como Cortes y Graena, Marchal, Lopera, Benalúa…), reocupadas una y otra vez hasta la conquista cristiana; a talayas, difíciles de localizar pues semejan, a menudo, grietas naturales del terreno; cuevas-refugio, que por sus dimensiones y el desarrollo de sus sistemas defensivos eran auténticos castillos; y graneros en acantilados, cuya entrada era la ventana a la que se accedía por medio de cuerdas o escaleras.

En las inmediaciones de estas construcciones subterráneas medievales, abandonadas en su mayor parte y no reutilizadas posteriormente, excavaron los moriscos de forma masiva sus cuevas al verse relegados de las grandes urbes después de la conquista cristiana. Así, por ejemplo en Guadix, desde finales del s. XV, se produce un desplazamiento masivo de la población islámica desde la medina hasta la periferia, por orden del Duque de Escalonia, aduciendo motivos de seguridad.

Este fenómeno constructivo alcanzará una dimensión urbana a finales del s. XVI , cuando los moriscos expulsados tras la rebelión de Abén Humeya vuelvan a su lugar de origen, en una especie de prófugo retorno, y al no poder reivindicar sus antiguas posesiones ocupen las cuevas existentes o excaven otras nuevas. A partir del s. XVII, los repobladores llegados de otras regiones de la Península, tras la orden de expulsión definitiva de los moriscos promulgada por Felipe III, también las utilizarán como vivienda.

Aquí se encuentra el germen de los barrios de cuevas y casas cueva (una evolución de las primeras) como los de Baza, el Barrio del Pozo en Freila, los Barrios de Abatel (que toma su nombre del vocablo árabe que significa lugar de castigo, ya que hasta 1502 el Condestable de Navarra mantuvo en él un patíbulo) y Capallón en Zújar y su anejo Carramaiza, los Barrios de la Cruz y la Morería en Castilléjar, los ubicados en Galera y los enclavados en el semicírculo de colinas arcillosas que rodea Guadix.

El otro gran momento de expansión de las cuevas (concebidas a partir de la época nazarí como residencias familiares) se produjo en la provincia granadina a finales del s. XIX y la primera mitad del s. XX, coincidiendo con etapas de crecimiento demográfico, inmigración y puesta en cultivo de nuevas tierras. Las importantes industrias azucarera y agrícola en la Hoya de Guadix y en las altiplanicies de Baza y Huéscar actuarán como importante foco de atracción de una población de extracción social y económica humilde que buscará una vivienda barata y que se adapte tanto a su tradicional modo de vida como a sus necesidades de espacio (corrales, cuadras, silos…).

Con esta población y sus sucesivos moradores esta milenaria muestra de arquitectura subterránea evolucionará formalmente, modificándose alguno de sus aspectos más tradicionales, con vistas a hacerla más confortable y práctica. A lo largo del s. XX se van incorporando a las casas cueva las instalaciones y servicios que unos años antes se habían introducido en las viviendas. En los años 50 del s. XX se realizó en Guadix la última excavación masiva de cuevas.

Esta modernización está propiciando la potenciación de este singular hábitat como recurso turístico de primer orden, bien como alojamiento, bien como sede de restaurantes y museos.

 

 

 

Fuente: TurGranada.es

Regresar al nivel anterior: Las Cuevas en España

Casa Cueva Verde
 Está situada en la zona de Cadeiros de Gáldar, a unos 3 km. de...
Gáldar, LAS PALMAS


Casas rurales en Granada
borde derpie.jpg


Contactar | Turismo accesible | Casas rurales Granada | Casas Cueva | Blog
©Copyright 2009 Turismo Gestión | Aviso legal
Diseño y programación WEB Altipla Consulting, promoción y gestión de publicidad en Internet para Casas Cueva, Casas rurales y Hoteles